lunes, 18 de septiembre de 2017

Brasil subasta la Amazonia, moneda de cambio de la crisis política

Juan Royo Gual

Rio de Janeiro 2 sep 2017

El Gobierno entrega a la industria minera una reserva natural del tamaño de Dinamarca
El presidente Temer cede a las presiones de los diputados 'ruralistas' que le salvaron de una denuncia por corrupción

Una vez mas la Derecha Irracional pensando solo en sus intereses económicos o políticos actúa en pro de la destrucción  del medio ambiente sin importarle las consecuencias inmediatas o futuras, las repuestas las hemos visto recientemente; el Cambio Climático se ha convertido a raíz de estas actuaciones de gobiernos corruptos vendido a las burguesías parasitarias y al capital de las trasnacionales; en un arma de destrucción masiva que no tiene objeción de los Imperios criminales.

Es increíble que estos personajes, sean Políticos, Industriales o Comerciantes no tengan un freno en su afán de lucro, no importándole la extinción de especies animales o vegetales,  poblaciones enteras de aborígenes, y aun mas el asesinato de los ecosistemas necesarios para la vida del Planeta; solo ven en sus actos el convertible en riquezas materiales.       

El lagarto Bachia remota fue bautizado por primera vez en mayo de este año. 
El reptil, con unos dedos más funcionales que los de otras especies, fue catalogado en un lugar recóndito del parque nacional de las montañas de Tumucumaque, en la frontera de Brasil con la Guayana Francesa. 
Este pedazo de selva amazónica es de los menos alterados del país y su biodiversidad no deja de sorprender a los científicos. 
"Es un lugar estratégico de conservación, cada vez que hay una expedición se encuentran especies nuevas, lo que nos hace pensar que aún hay mucho por descubrir", explica a EL MUNDO Cassandra Oliveira, analista ambiental del parque.
Una parte de este tesoro natural está dentro de un espacio más amplio: la Reserva Nacional de Cobre y sus Asociados (Renca), un gigantesco territorio de casi 47.000 kilómetros cuadrados (el tamaño aproximado de Dinamarca o Aragón) situado entre los estados brasileños de Pará y Amapá.
Esta reserva se ideó en 1984, durante la dictadura militar, para proteger sus importantes reservas de oro, hierro y manganeso de los intereses extranjeros. Con el tiempo, dentro de la reserva se crearon parques naturales de diferentes categorías y reservas indígenas, de los indios Wajãpi. 
La explotación minera nunca llegó. Hasta ahora: el pasado 23 de agosto el Gobierno brasileño de Michel Temer extinguió por decreto la reserva nacional y abrió sus puertas a la industria minera.
La decisión unilateral provocó un aluvión de críticas de partidos de la oposición, ecologistas y celebridades nacionales como Gisele Bündchen y Caetano Veloso. 
En apenas unos días se recogieron 800.000 firmas contra el decreto y contra otras medidas similares que en los últimos días solo traen malas noticias para el pulmón verde del planeta.

La Justicia se ha puesto de lado de los críticos con el proyecto 
y el pasado 30 de agosto el juez del Distrito Federal Ronaldo Spanholo suspendió "todo y cualquier acto administrativo" relacionado con el decreto, alegando que la Constitución no permite que el Gobierno tome una decisión de tal calado sin previa deliberación del Congreso Nacional.
Si el Gobierno recurre el conflicto podría llegar al Tribunal Supremo Federal, pero de momento el Ejecutivo de Temer optó por ganar tiempo y este jueves anunció que suspende los efectos del decreto durante 120 días para abrir un "amplio debate" son la sociedad sobre alternativas para la protección de la región.
En el Senado se está tramitando un proyecto de ley para rebajar el nivel de protección de la Selva Nacional de Jamanxim. 
Un área de 350.000 hectáreas bajaría un escalón en su nivel de protección, lo que daría luz verde a actividades rurales y mineras y a otorgar títulos de propiedad a los que ocuparon la zona ilegalmente en el pasado.

La amazonía se subasta en Brasilia

Y es que el futuro de las frondosas selvas del norte del país se decide a miles de kilómetros, en Brasilia, donde el Congreso Nacional se convirtió en un mercado de compra y venta de votos y la Amazonia en la mejor moneda de cambio, según denuncian organizaciones ecologistas como Greenpeace.
"El presidente Temer está llevando a cabo negociaciones a cualquier coste, necesita votos desesperadamente y los parlamentarios ruralistas, para apoyarle, pusieron encima de la mesa proyectos de ley que estaban aparcados durante décadas y no conseguían aprobar", lamenta el coordinador de políticas públicas de Greenpeace Brasil, Marcio Astrini, en declaraciones a EL MUNDO.
El presidente Temer fue denunciado por corrupción el pasado mes de mayo, pero sólo sería juzgado por el Tribunal Supremo con el aval de los diputados. 
El Gobierno puso todo su empeño (repartió dinero, altos cargos e hizo promesas de todo tipo) para garantizarse el máximo número de votos para aparcar la denuncia. 
Lo consiguió, pero ahora llegó la hora de saldar las deudas.
El 'Frente Parlamentario de la Agropecuaria' reúne a 231 diputados y 25 senadores con intereses en el poderoso sector agrícola y ganadero de Brasil, uno de los principales pilares de la economía del gigante suramericano, pero también la principal causa detrás de la deforestación de sus selvas.
 Estos diputados siempre fueron decisivos en la política brasileña, pero ahora se sienten más fuertes que nunca. 
Por primera vez cuentan con un aliado en la presidencia dispuesto a escucharles con cariño, enfatiza Astrini.
"Estamos en el peor momento, en el peor retroceso ambiental que vive Brasil en los últimos 30 años; los ruralistas están consiguiendo que se aprueben proyectos de ley que en ocasiones llevaban décadas en un cajón, y lo están haciendo deprisa, de la noche a la mañana", denuncia.

128 campos de fútbol de selva desaparecen por hora

Además de la extinción de la Renca o de la selva de Jamanxim otros proyectos de ley van saliendo adelante con menos ruido mediático: se amnistía a los terratenientes que se apropiaron de tierras públicas, se permite la venta de tierra a extranjeros (lo que facilita que la selva acabe en manos de multinacionales) y se debilita la legislación medioambiental, al tiempo que no cesan los recortes presupuestaron a los organismos del propio Gobierno encargados de controlar las irregularidades en la selva.
"Se da incentivos a quien tala. 
Lo peor es el reflejo moral de todas estas medidas: el mensaje es que delinquir compensa, porque la deforestación tarde o temprano es perdonada y el Gobierno siempre está ahí para otorgar impunidad. Los que cometen ilegalidades no sólo se libran de pagar por ello, sino que salen fortalecidos", lamenta Astrini.
Las medidas del Gobierno brasileño para satisfacer a los diputados ruralistas se están aprobando por decreto o incluso por vía de urgencia constitucional. 
Las prisas se explican porque se espera que Temer esté en la cuerda floja de nuevo en muy pocos días, cuando el fiscal general del Estado, Rodrigo Janot, presente una nueva denuncia, esta vez por un delito de obstrucción a la Justicia.
El presidente revivirá su calvario y necesitará (otra vez) el apoyo de los diputados para frenar el proceso judicial y mantenerse en el poder. 
El equipo del presidente teme que si los diputados que le apoyaron la primera vez aún no han visto satisfechas sus demandas se nieguen a salvarlo de nuevo.
Mientras en Brasilia se resuelven las intrigas palaciegas en el corazón de la Amazonia, la deforestación repunta después de varios años positivos. 
Entre agosto de 2015 y julio de 2016 se perdieron casi 8.000 kilómetros cuadrados de selva, casi un 30% más que en el periodo anterior. 128 campos de fútbol de selva desaparecen cada hora. Para los ecologistas las medidas que se están aprobando estos días no harán más que multiplicar estos números en los próximos años.

TOMADO DE:   http://www.elmundo.es/
ENFacebook//ADOLFO LEON,  
ENTwittervictoriaoysocialista y
EN:  GoogleLibertad Bermejavictorianoysocialista@gmail.com


sábado, 16 de septiembre de 2017

Sobre la lealtad: Carta abierta a los soldados de EE.UU. en Afganistán e Irak
soldados estadounidenses muertos en irak
muertos

5 soldados muertos por un ataque con cohetes
Durante esa carrera militar, escuché todo lo que ustedes han escuchado y sentí todo lo que ustedes han sentido sobre la “lealtad”... Harto peliagudo este asunto de la lealtad…
por Stan Goff | CounterPunch | 19-9-2009 a las 21:43 | de : "Rebelion" y "Kaos en la Red"


Carta abierta a los soldados de EE.UU. en Afganistán e Irak
Fui soldado casi todo el tiempo entre 1970 y 1996. Me retiré de la 3ª de las Fuerzas Especiales en Fort Bragg. También serví en la 7ª de las Fuerzas Especiales, en tres misiones con los Ranger, con Delta durante casi cuatro años, como Scout de la Caballería durante un tiempo, y en la 82ª División Aerotransportada como soldado de infantería. Comencé mi carrera en Vietnam con la 173ª Brigada Aerotransportada.
Abusamos de nuestra fuerza en ocho sitios distintos en el Este Asiático, Latinoamérica y África, apuntando a la gente con fusiles. Como ustedes, fui un instrumento de la política exterior estadounidense – una política controlada, entonces y ahora, por los ricos.

Durante esa carrera militar, escuché todo lo que ustedes han escuchado y sentí todo lo que ustedes han sentido sobre la “lealtad”.

Harto peliagudo este asunto de la lealtad…

Estos días, cuando hablo con algunos de ustedes, o cuando escucho conversaciones grabadas con ustedes, oigo a muchos que tienen reservas muy serias sobre estas guerras de ocupación. Yo tuve más que reservas desde el primer día sobre Irak y Afganistán, y me opuse con todo lo que pude, como lo hicieron millones de personas en todo el mundo.

Pero el pedazo de mierda, falto de cerebro, en la Casa Banca, que es legalmente tu jefe, y todos sus manipuladores, comenzando por el vicepresidente Dick “Halliburton” Cheney te enviaron a pesar de todo para que hagas lo que estás haciendo.

Se auto-convencieron para llegar a creer que esto sería – y así lo dijeron – un baile. Se rodearon exclusivamente de gente que repetía lo que querían, y castigaron y vilipendiaron y aislaron a cualquiera que dijera algo que no querían escuchar. Porque hace años que habían decidido que realizarían estas invasiones, y con los ataques del 11 de septiembre – en los que el papel de Irak fue exactamente nulo – pensaron que era su oportunidad para realizar el re-despliegue de las antiguas fuerzas armadas de la Guerra Fría en su nuevo plan de construir bases permanentes en Asia del Sudoeste. Ya que se habían decidido, no quisieron oír nada aparte de guiones halagüeños para sus planes, porque esos gángsteres pijos, de mentes rastreras, son como niños mimados que no pueden permitir que nadie destruya sus fantasías de emperadores de pacotilla.

Pero al ser destruidas esas fantasías por las realidades que habían tratado de evitar con tanto esfuerzo, continuaron con su sombría agenda a pesar de las peores consecuencias, porque no son ellos los que pagan por esas consecuencias.

Si pudiese salirme con la mía, le entregaría rifles de asalto a toda esa pandilla arrugada y consumida, con sus uñas arregladas, los pondría a bordo de un transporte de la Fuerza Aérea, les apretaría las correas de sus paracaídas de línea estática, y les daría una patada en sus lamentables culos a 300 metros por sobre el centro de Ramadi – donde puedan librarse de sus arneses en plena calle y explicar la democracia a la gente del lugar.

Pero eso no es más que despotricar, porque los desprecio tanto. Odio a la gente que se sale con la suya con cualquier mierda sólo porque tiene dinero y poder. Y odio a la gente que sacrifica las vidas de otros para ampliar o proteger ese poder.

Pero no te cuento nada nuevo. Ustedes ya han llegado a saber lo que generación tras generación ha aprendido por el camino más difícil. Cuando los ricos inician sus guerras, no son los ricos los que son enviados al combate. Sí, unos pocos llegan a pasar un tiempo como parte de su preparación para una carrera política, pero sabemos quiénes son los que soportan la parte dura.

Y en estas conversaciones que muchos de ustedes tienen conmigo y con miles de otras personas, escuchamos lo que ustedes dicen – más y más a menudo en la actualidad – que ustedes saben que esta guerra está mal, pero que tienen que “cumplir con su tarea” porque son leales a sus compañeros, porque piensan que tienen que respaldarlos; y porque si ustedes no van, otros tendrán que hacerlo. Y respeto ese sentimiento.

Pero tengo que cuestionar este asunto de la lealtad, y lo hago por respeto hacia ustedes, y porque me preocupo por ustedes, y porque mi propio hijo está allí en su segunda tanda.

Un joven amigo mío, Patrick Resta, que recientemente volvió de Irak, y que es ahora miembro de una organización llamada Veteranos de Irak Contra la Guerra, me dijo hace poco: “El sargento de mi sección trató de hacer que violáramos la Convención de Ginebra, y cuando nos resistimos, nos amenazó con castigarnos. Nos dijo que ‘la Convención de Ginebra no existe en Irak, y eso ha sido establecido por escrito a nivel de la Brigada’”.

Todos ustedes saben que eso es una inmundicia, y por si no lo sabían, permítanme que les dé una noticia urgente sobre algunos – no todos, pero algunos – que viven en el ejército, y esto proviene de uno de ellos. Hay quienes son más estúpidos que la mierda de un perro. Algunos de ellos dicen cosas de las que no tienen ni la más mínima idea. Algunos de ellos dicen cualquier idiotez para que hagas lo que quieren.

Pero luego hay que agregar que hubo un memorando que llegó de arriba y que sugería que las Convenciones de Ginebra no eran válidas en Irak. Pero no provino del nivel de una Brigada; provino de la maldita oficina de George W. Bush. Y es una mentira. Por eso se sentaron allí frente al Congreso antes de que convirtieran al autor de ese memo en Ministro de Justicia de EE.UU. – métete eso en la cabeza – y negaron que lo dijeron en serio.

Pero es una mentira.

No tienes que obedecer órdenes ilegales NUNCA, bajo ninguna circunstancia, y ESTÁS obligado [a no hacerlo] por el derecho internacional. También debes sentirte obligado por lo que sabes que es correcto, por tu sentido de la decencia común más elemental.

Una de las maneras como te pueden llevar a hacer cosas con las que no quieres vivir por el resto de tu vida es imponerte el pensamiento de grupo. Si uno de nosotros es culpable, lo somos todos. Y “lo que ocurre en Irak se queda en Irak”. Es uno de los muchos modos que utilizan para aprovechar la lealtad de compinche a compinche y retorcerla de manera que te controle, incluso cuando están tratando de llevarte a violar la ley y no sólo la ley formal, sino a violar lo que sabes que es correcto, a violar tu propia conciencia y a poner en peligro tu propia serenidad durante el resto de tu vida.

Y te digo que no le debes a nadie y menos aún a ellos ese tipo de lealtad.

Ellos saben que muchos de ustedes saben que fuisteis enviados a hacer esto por un montón de mentiras, sobre armas de destrucción masiva y nubes en forma de hongos sobre Nueva York y falsas conexiones de al Qaeda (y entonces, cuando todo eso se derrumbó, ustedes llegaron allí para imponer la democracia a punta de fusil). Así que saben que muchos de ustedes no pueden seguir comprometidos con esa violenta ocupación por lealtad a la banda de matones de Washington DC, que están todos los días ocupados en casa socavando la misma Constitución que ustedes juraron proteger (contra todos los enemigos externos e INTERNOS).

Saben que sabes que muchos de los oficiales están allí tratando de conseguir nuevas medallas para sus uniformes de Clase A, y esforzándose por lograr un ascenso, arriesgando tu culo en patrullas sin sentido. Así que saben que tampoco pueden basarse en la lealtad de muchos de ustedes hacia la cadena de mando.

¿A qué tienen que recurrir con todo esto, después de todo? ¿Qué te dicen?

“¡Tienes que salir en ese Humvee, y afrontar esos IED (artefactos explosivos improvisados), todos juntos, como compinches leales!”

“¡Tienes que ir y registrar de arriba abajo las casas de la gente en plena noche, y provocar el llanto de sus bebés – todos juntos, como compinches!”

“¡Tienes que salir y establecer un bloque de ruta sin letreros en árabe o intérpretes, en una situación en la que estás tenso y no sabes, y disparas a ese coche y matas a los padres ante de sus hijos, y tendrás que vivir con eso durante el resto de tu vida – todos juntos, porque sois compinches leales!”

“¡Tienes que salir y perder la vida, extremidades o la vista, sufrir dolencias mentales y físicas por el resto de tu vida, todos juntos, como un acto de lealtad hacia tus compinches!”

Es la presión que se te impone en la actualidad. Encubrir a tus compinches, y para algunos, ir a Irak para que otro no tenga que tomar su lugar.

Pero consideremos la situación general, y para eso volveré a Vietnam, a una época en la que muchos de ustedes no habían nacido. Entonces escuchamos la misma porquería. Casi textualmente. ¿Y sabes cuál fue uno de los principales factores que contribuyeron a que nos saliéramos de esa guerra?

Dejamos de ser buenos soldados.

Las fuerzas armadas de Estados Unidos llegaron a un punto en el que ya no constituían una fuerza combatiente efectiva, porque los soldados de EE.UU. dejaron de obedecer órdenes. Llegaron a un punto en el que un oficial que utilizaba los cuerpos de sus hombres para cazar medallas podía llegar a verse al lado equivocado de una mina Claymore. Ahora, no es lo que propugno ahora, y espero que podamos detenernos antes de que se llegue a algo semejante.

Lo que también hicieron numerosos soldados fue participar en la resistencia política en casa. Consideraron el tema de preocuparse por sus compinches y por los demás soldados a corto plazo, pero permanecer en una guerra bárbara e inmoral. Y se dieron cuenta de que lo mejor que podían hacer por sus compinches – no como soldados, sino como seres humanos – era enrolarse en la oposición a la guerra y hacer que ésta terminara.

Al hacerlo, muchos de ellos descubrieron que se requería mucho más aguante y mucho más valor para oponerse a la guerra que para demostrar esa mierda machista que esperaban que mostraran mientras continuaban haciendo cosas terribles a esos otros seres humanos, cuyo país habían ocupado.

Es así como puedes mostrar una lealtad más profunda hacia los soldados que están allí ahora, y a todos esos que continuarán yendo mientras continúe esta obscenidad:

Hace todo lo que puedas para detener la guerra.

Cuestiona cada orden, y basa esas dudas en las Convenciones de Ginebra y la Ley de la Guerra Terrestre. Que vean que mantienes una bitácora detallada de tus experiencias. Envía tus historias a casa en cartas. Inicia discusiones sobre la legitimidad de la guerra cuando estéis en vuestros alojamientos, aunque provoque controversias. Difunde información que obtengas sobre la guerra de fuentes diferentes de los ruidosos maniquíes noticiosos de FOX. Y envía correos electrónicos o cartas anónimas con tu participación a Veteranos de Irak Contra la Guerra. El enlace está al final de esta carta.

El día en que termine esta guerra y que el último de ustedes parta en avión a casa, es cuando jamás volverás a tener que oler ese olor a sangre fresca que permanece en tu mente durante horas después de que has colocado a alguien en una camilla o los has envuelto en esa inmensa bolsa Ziploc. El día llegará en que todos os vayáis, porque esta guerra fue una apuesta perdida desde el primer día, pero Bush y su equipo fueron demasiado estúpidos para saberlo.

Lo mejor es que esta guerra de ocupación termine lo más pronto posible, y – como ejercicio de lealtad hacia tu propia conciencia, de lealtad hacia los que están allí y los que podrían ir, y lealtad al principio de la decencia humana – encuentres medios de acercar ese día. Puedes encontrar medios de acercar el día en el que los iraquíes puedan preocuparse de controlar su propio destino, y tú y tus compinches podáis dormir en seguridad y comodidad en vuestras propias casas, jugar con vuestros hijos, amar a vuestras compañeras, y caminar por calles conocidas sin los obstáculos del traqueteo del equipamiento bélico.

Si el acercamiento de ese día para todos es el objetivo, ¿puede haber algo más leal en tu vida?

Caminemos sin obstáculos.

Stan Goff
Ejército de EE.UU. (en retiro)


Stan Goff es autor de "Hideous Dream: A Soldier's Memoir of the US Invasion of Haiti" (Soft Skull Press, 2000), "Full Spectrum Disorder" (Soft Skull Press, 2003) y "Sex & War" que será publicado aproximadamente en diciembre de 2005. Su blog es: www.stangoff.com.
Contacto: sherrynstan@igc.org

Llamo a los soldados a mostrar esto a sus compañeros. Llamo a los familiares de soldados a que lo impriman y se lo envíen en cartas, o que lo peguen en correos-e. Llamo a los soldados y a sus familiares que estén en reservas militares a que hagan copias y las coloquen en todos los sitios posibles.

Sitios en la red de interés para los soldados y sus familias:
www.bringthemhomenow.org
www.ivaw.net
www.veteransforpeace.org
www.mfso.org
www.girights.objector.org
www.occupationwatch.org
www.nlg.org/mltf

Traducido para Rebelión por Germán Leyens


http://noticiasuruguayas.blogspot.com/
Posted: 15 Sep 2017 05:50 PM PDT
Amy Goodman y Denis Moynihan.─ El 6 de septiembre de 2017, mientras Houston se recuperaba del huracán Harvey y millones de personas en Florida y el Caribe se preparaban para el huracán Irma, la tormenta más poderosa registrada en la historia en las costas del Océano Atlántico, el presidente Donald Trump viajó a Mandan, Dakota del Norte, y dio un discurso frente a una refinería de petróleo en el que elogió el papel de su gobierno en la reducción de protecciones ambientales y en la defensa de la industria de los combustibles fósiles. Alabó la construcción de los oleoductos Dakota Access y Keystone XL, y se jactó de haberse retirado del acuerdo climático de París.

Así, mientras los desastres causados por el cambio climático azotaban Estados Unidos, Trump –el hombre que dijo que el cambio climático era un invento chino– estaba haciendo todo lo que estaba a su alcance para asegurar futuras catástrofes.

Casualmente, Trump visitó Dakota del Norte cerca del primer aniversario del “Día de los perros”, que conmemora un feroz ataque canino desatado por los guardias del oleoducto Dakota Access contra los pacíficos indígenas protectores del agua que se estaban manifestando contra su construcción. Los guardias reprimieron a los manifestantes con gas y con golpes, y los perros mordieron a los protectores del agua y a sus caballos. A uno de los perros le chorreaba sangre del hocico. Democracy Now! estuvo ahí, grabando todo lo sucedido.

El oleoducto Dakota Access ha sido un símbolo especialmente poderoso para el movimiento de resistencia contra el cambio climático, que cuestiona la lógica de la extracción de combustibles fósiles y exige un cambio hacia una economía sustentable basada en energías renovables.

Los indígenas llaman al Dakota Access “la serpiente negra”. El oleoducto, que costó 3.800 millones de dólares y tiene 1886 kilómetros de largo, fue diseñado para transportar un máximo de 500.000 barriles diarios de petróleo crudo obtenido mediante fracturación hidráulica desde los yacimientos petroleros de Bakken, en Dakota del Norte, pasando por Dakota del Sur y Iowa hasta el sur de Illinois, donde se conectaría con otro oleoducto para trasladar el petróleo a la costa estadounidense del golfo de México.

A partir de abril de 2016, miles de indígenas de América Latina, Estados Unidos y Canadá se congregaron en Dakota del Norte en la mayor acción colectiva de tribus nativas en décadas. La convocatoria fue liderada por la tribu sioux de Standing Rock, que insistió en que el paso del oleoducto por debajo del río Missouri, justo río arriba de su reserva, podría contaminar de forma irreversible no solo su suministro de agua potable sino el de 17 millones de personas río abajo.

Los campamentos de resistencia siguieron creciendo. En respuesta, la empresa Energy Transfer Partners, propietaria del oleoducto, junto con el sheriff del condado de Morton, intensificaron y militarizaron la represión. Los meses de resistencia en Standing Rock se convirtieron en un punto cumbre en los anales de la resistencia no violenta, con numerosos actos de desobediencia civil creativos y valientes, realizados bajo el liderazgo espiritual de las comunidades Lakota y Dakota.
En respuesta a las protestas masivas y a la violenta represión policial, el gobierno de Obama ordenó detener la construcción de algunos oleoductos. La victoria parecía estar al alcance de la mano... y entonces Donald Trump ganó las elecciones presidenciales.

El 24 de enero de 2017, cuatro días después de asumir la presidencia, Donald Trump firmó órdenes ejecutivas para acelerar la construcción y la puesta en funcionamiento del oleoducto Dakota Acces, así como el polémico oleoducto Keystone XL, cuya construcción el presidente Barack Obama había bloqueado tras haber sido objetivo durante años de grandes protestas y acciones de desobediencia civil. Para el 1 de junio, Energy Transfer Partners afirmó en un comunicado de prensa que el oleoducto estaba “operativo”, lo que presumiblemente implica que habría comenzado a transportar petróleo.

Poco tiempo antes, el portal de noticias The Intercept publicó un informe basado en 1.100 páginas de documentos obtenidos, que detalla cómo un grupo de mercenarios militares y de inteligencia llamado TigerSwan había estado asesorando a Energy Transfer Partners y a la policía de Dakota del Norte durante meses. The Intercept informó: “TigerSwan habla de los manifestantes como ‘terroristas’, de sus acciones directas como ‘ataques’ y de los campamentos como ‘campo de batalla’, revela cómo la disidencia de los manifestantes no solo fue criminalizada, sino tratada como una amenaza a la seguridad nacional”.

El mes pasado, Energy Transfer Partners presentó una demanda contra los grupos ecologistas Greenpeace International, Earth First! y otros, acusándolos de incitar el “ecoterrorismo” contra la construcción del oleoducto. Annie Leonard, directora ejecutiva de Greenpeace, respondió a la acusación en una entrevista con Democracy Now!: “El término ‘ecoterrorismo’ en realidad fue usado para difamar un tipo de activismo protegido por la Constitución en el marco del derecho a la libertad de expresión y fundamentado en hallazgos científicos. Están intentando criminalizar una protesta sana y justa”.

El costo: el planeta.

Ante la devastación que los huracanes catastróficos van provocando en extensas regiones de Estados Unidos y el Caribe, es claro cuál es la verdadera amenaza para la seguridad nacional: el cambio climático y la industria de combustibles fósiles que lo está intensificando.

Bill McKibben, fundador de la organización 350.org, dijo en una entrevista en Democracy Now! justo en medio del azote del Huracán Harvey: “Básicamente, estamos llegando al final del juego. Tenemos que pasar a las energías renovables en un 100%, y tenemos que hacerlo rápido. Por el momento, por supuesto, Trump es favorable a la industria de los combustibles fósiles. Estas empresas están concretando todos sus deseos en este país. Pero como muchas cosas que Trump toca, creo que esta es su última bocanada de aire. La gente está comenzando a asociar la locura de ir a toda velocidad hacia este futuro de efecto invernadero con el presidente más insensato y desequilibrado que hemos tenido en nuestra historia”.

© 2017 Amy Goodman
Traducción al español del texto en inglés: Inés Coira. Edición: María Eva Blotta y Democracy Now! en español, spanish@democracynow.org

Amy Goodman es la conductora de Democracy Now!, un noticiero internacional que se emite diariamente en más de 800 emisoras de radio y televisión en inglés y en más de 450 en español. Es co-autora del libro "Los que luchan contra el sistema: Héroes ordinarios en tiempos extraordinarios en Estados Unidos",  editado por Le Monde Diplomatique Cono Sur.

https://islamiacu.blogspot.com/

William Brownfield reaparece para conspirar contra el diálogo

Las declaraciones durante una audiencia ante el Senado del subsecretario de legalidad y antinarcóticos del Departamento de Estado de EEUU contra Colombia y Venezuela lo ponen al frente de las operaciones diplomáticas que van adecuando el camino hacia la intervención militar (regular o no) en Venezuela. La excusa viene rodando desde hace algún tiempo: el "narcoestado".

Un enemigo conocido

Brownfield fue el penúltimo embajador estadounidense en Venezuela, gestionó entre agosto de 2004 y julio de 2007. Proveniente de Chile, sucedió a Charles S. Shapiro, el operador de la jornada golpista de 2002-2004 y patrocinante de la Coordinadora Democrática. Desde 2007, Brownfield fue embajador de Colombia hasta octubre de 2010, y allá su trabajo contra Venezuela no se detuvo. A partir de enero de 2011 ha servido como Subsecretario de Estado para la Oficina de Asuntos Internacionales de Narcóticos y Aplicación de la Ley (INL), adscrito a la cancillería estadounidense.
La sección que dirige busca prestar asistencia a los Estados foráneos para identificar y enjuiciar la corrupción, sin embargo, en ejercicio de ese cargo en el año 2013 encubrió a agentes de la DEA que participaron en una masacre de pescadores en Honduras
En un cable enviado al Comando Sur de los Estados Unidos en 2006 y publicado por WikiLeaks, se describe cómo encabezó un plan integral para infiltrar y desestabilizar al Gobierno de Hugo Chávez junto a la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid, sus siglas en inglés) y la Oficina de Iniciativas de Transición (OTI, sus siglas en inglés). Algunos objetivos fueron 1) penetrar la base política de Chávez, 2) dividir el chavismo, 3) proteger los negocios vitales de Estados Unidos y 4) aislar a Chávez internacionalmente.
En ese entonces la Usaid financió 3 mil foros de "encuentro" entre chavistas y antichavistas con aproximadamente 1 millón de dólares para erosionar lentamente el movimiento bolivariano. Entre 2004 y 2006, la Usaid donó alrededor de 15 millones de dólares a más de 300 organizaciones y ofreció apoyo técnico vía OTI para "reforzar las instituciones democráticas". En 2006, Chávez triunfó en las elecciones presidenciales (62%), en 2007 el chavismo perdió por escaso margen el referéndum sobre la propuesta de reforma constitucional (menos del 1% de diferencia), en 2008 ganó las elecciones regionales y locales (52,1%) y en 2009 triunfó en el referéndum aprobatorio de la enmienda constitucional (55%).

La promesa que no resuelve, pero promete

En agosto pasado anunció su intención de retirarse de su actual función a finales de septiembre debido a que es uno de los principales candidatos del secretario de Estado Rex Tillerson al cargo de subsecretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental, algo así como el vicecanciller gringo para Latinoamérica. Un experto palaciego en temas latinoamericanos de la Casa Blanca ha dicho que "cuando se trata de manejar la situación en Venezuela, no hay nadie mejor que Brownfield para ese trabajo".
Durante su carrera recibió el Premio de Servicio Distinguido del Secretario y fue tres veces ganador del Premio de Rendimiento Presidencial. Sin embargo, es conocido el resultado de sus dos últimos empleos: Colombia se mantiene como el mayor productor de cocaína a nivel mundial con base en la superficie plantada de coca. Para 2015, el Sistema Integrado de Monitoreo de Cultivos Ilícitos de la ONU (Simci) reportó 96 mil hectáreas de narcocultivos, equivalente a un 39% de incremento con relación al 2014. Para 2016, entre 145 mil y 150 mil hectáreas con un porcentaje de crecimiento entre el 45% y 50% con respecto a 2015. La producción de cocaína ese año llegó a las 900 toneladas métricas cuando en 2015 fue de 646 toneladas métricas.
Brownfield ha culpado de dichas cifras a las FARC (en pleno proceso de desmovilización y reinserción política) y a la decisión del gobierno de Santos de acabar en 2015 con la aspersión aérea de los cultivos con un compuesto cancerígeno como el glifosato.
No pudo sacar a Chávez del poder ni derrotar al chavismo, tampoco logró disminuir (más bien aumentó) el narcotráfico desde la embajada estadounidense en Bogotá ni dirigiendo la política antinarcóticos desde Washington. Sin embargo, para Tillerson y uno de los sectores que disputa el poder en la Casa Blanca, William Brownfield es una promesa y merece un ascenso.

Presión contra Colombia

También en agosto pasado el mismo personaje alertó que "si no llegamos a una solución aceptable para ambos países bastante pronto, vamos a ver problemas políticos y bilaterales, y eso es lo que quiero evitar". Agregó que confía en que ese incremento en los cultivos ilícitos llegue a su "tope" este año y comience a bajar. Lanzó esa advertencia después de participar en una audiencia sobre Colombia en el Subcomité para Latinoamérica del Senado estadounidense. Tal declaración la emite a un año de la salida de la presidencia colombiana de su colaborador clave en la región latinoamericana: Juan Manuel Santos.
Ante el proceso de paz entre el Estado colombiano y las FARC se reconfiguran las posiciones del complejo industrial-militar y de los intereses minero-energéticos que esperan por ocupar los territorios que eran escenarios de guerra. Es por ello que el republicano Marco Rubio y el demócrata Bob Menendez, legisladores estadounidenses del Subcomité para Latinoamérica del Senado, han propuesto que para el año fiscal 2018 se recorte el 30% de los fondos de ayuda (336 millones de dólares) a fin de que Colombia reduzca sus cultivos de coca.
Los operadores del complejo industrial-militar en Colombia requieren mantener viva la "guerra contra el narcotráfico" más allá de lo que han denominado el "narcoterrorismo de las FARC". Es así como, firmada la paz, aparece en la prensa un nuevo enemigo: el Clan del Golfo, que son las bandas criminales que se reorganizaron luego de la desmovilización de las llamadas Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) y que han tenido su centro de actividades entre el departamento de Córdoba y el Urabá, al cual han asestado golpes de relevancia mediática en las últimas semanas.
Por su parte, los intereses minero-energéticos se instalan en los territorios de la mano de las mismas bandas criminales, propiciando así un régimen de control paramilitar para asegurar sus zonas de extracción. Al advertir sobre el recorte de ayudas, se refuerzan la intensificación del control armado y la posesión territorial que benefician a quienes venden armas y extraen materia prima barata. Todos ganan, menos los pobres de Colombia.

Involucrar a Venezuela en la interminable "guerra contra las drogas"

Desde que Trump anunció "la opción militar", las piezas se van moviendo para implementarla al estilo Panamá o, al menos, darle un marco simbólico y político que justifique inestabilidad en la frontera con Colombia. Sobre todo porque dicho escenario de guerra planteado serviría para desviar la atención de los escándalos internos, asumiendo que Venezuela es el objetivo más "fácil" de alcanzar en el corto plazo dentro del complejo escenario global y que debe convencer a los republicanos de que no tiene contradicciones respecto a Venezuela.
Tillerson reveló que el tratamiento del "tema Venezuela" está en manos del subsecretario Thomas Shannon, del actual subsecretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental Francisco Paco Palmieri, y de Brownfield. Este último ha dicho esta semana que no habrá una "solución democrática" para la crisis política y económica de Venezuela mientras el narcotráfico siga penetrando por "completo" cada uno de los estamentos de poder, incluido el Gobierno de Nicolás Maduro.
Durante una audiencia sobre Colombia en la Comisión del Senado para el Control Internacional de Narcóticos también afirmó que Venezuela supone un "problema gigantesco" para la seguridad de la región y que la presencia del narcotráfico se hace presente en el aumento de las tasas de homicidio.
Ante la misma comisión, Douglas Farah, investigador del Centro Nacional para Operaciones Complejas de la Universidad de Defensa Nacional y presidente de IBI Consultants LLC, llamó a realizar una investigación sobre las operaciones financieras de ALBA Petróleos y sobre el presunto lavado de dinero que ocurre en la empresa estatal Pdvsa, vinculando a socios como El Salvador y Nicaragua y sosteniendo la misma estrategia de ataque contra las iniciativas de integración regional no alineadas a la intervención, sobre todo si tienen que ver con soberanía energética.
Por su parte Marco Rubio ha declarado que está convencido de que, con el tiempo, los funcionarios venezolanos implicados en narcotráfico "serán acusados y extraditados a Estados Unidos" por esa razón.
Cabe recordar que en febrero pasado el gobierno de EEUU impuso sanciones por supuestos vínculos con el tráfico de drogas al vicepresidente de Venezuela Tareck El Aissami.
Intereses geoestratégicos detrás de operadores como Brownfield buscan mantener aceitada la maquinaria de guerra para seguir comercializando armas e imponiendo el control de los recursos, para ello involucran a Venezuela en el relato de la "guerra contra las drogas" en la cual están demostradamente fracasando. En el caso mexicano, los programas de EEUU socavan el objetivo de "combatir el crimen organizado y la violencia asociada" porque en muchos casos sus agencias refuerzan a grupos delictivos organizados, en regiones como Coahuila, Tamaulipas o Nuevo León han cooperado con carteles como Los Zetas.
Mientras que por un lado la línea neoconservadora en los EEUU tomó la batuta referente a la política designada contra Venezuela, que consiste en desconocer al Gobierno nacional, la Asamblea Nacional Constituyente y por ende las próximas elecciones regionale por venir, desde algunos países de Europa y la ONU se ha impulsado la promoción del diálogo junto con República Dominicana, que sirve de sede para las conversaciones entre Gobierno y oposición.
Que Brownfield hablara un día antes del diálogo ante el Senado que busca incrementar el rango de sanciones contra Venezuela, haciendo énfasis en el relato del narcotráfico relacionado al Estado venezolano, dice más que la contradictoria posición de la MUD. La guerra en Venezuela sube o baja de tono acorde a los tiempos geopolíticos y busca cancelar de facto cualquier consenso o negociación paífica que no tenga en el horizonte el derrocamiento por la fuerza del chavismo, precisamente esta es la postura que homologa y ordena políticamente a la ultraderecha venezolana. 
Por lo tanto, Brownfield es el parece ser el designado del Departamento de Estado para detonar las acciones que permitan cerrar el capítulo América Latina mediante la misma estrategia narrativa de "narcoestado", para así estrechar el cerco financiero (por eso pone el acento en Pdvsa) y desmoralizar al chavismo de base ante en venido proceso electoral. Sigue sin descartarse que desde Colombia haya acciones para zafarse de las acusaciones de cooperación con el narco en medio de unos acuerdos de paz donde no desaparece lo que genera la guerra, y que podría ser utilizado contra Venezuela.